Las Tierras del Reino
¡Bienvenido a Las Tierras del Reino!
Espero que te lo pases super bien aqui.
Si te interesa el foro, y quieres registrarte, haz click en 'registrar'.

Si ya tienes una cuenta en el foro, haz click en 'Conectarse'.
¡Espero que te lo pases de maravilla en este fantastico foro!
[url=lastierrasdelreino.forumotion.com/profile.forum?mode=register][/url]
[url=lastierrasdelreino.forumotion.com/login][/url]
Últimos temas
» Em.....hola :3
Sáb Jul 05, 2014 4:11 pm por Platero

» E regresado x3
Sáb Mayo 24, 2014 5:28 pm por Kati-

» E regresado
Lun Mayo 19, 2014 11:34 am por Keyra_Silver

» hola cuties!
Sáb Abr 19, 2014 7:08 pm por NalaLove123

» ¡¡Feliz cumpleaños Keira_Silver!
Sáb Abr 19, 2014 7:06 pm por NalaLove123

» Estas baneado por que...
Sáb Abr 19, 2014 7:02 pm por NalaLove123

» sujerencia-Leer esto todos los niembros!
Dom Mar 02, 2014 8:29 pm por Caja de Clavos

» La era de Kiara - foro amigo -
Dom Mar 02, 2014 8:21 pm por Caja de Clavos

» Si fueras...que harias?(JUEGO)
Sáb Mar 01, 2014 12:35 pm por Keyra_Silver

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Enero 2019
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario

Afiliados
Visitantes

Pictures In The Dark [One-Shot Original]

Ir abajo

Pictures In The Dark [One-Shot Original]

Mensaje por Platero el Jue Feb 13, 2014 3:48 pm

Pictures in the dark




   Entre la oscuridad de una noche purgada de lamentos, la única luz de una vela encendida al lado de ambas alumbra la habitación. Entre las chiquillas existe un áurea colosal, entretejida por las llamas de las estrellas, por el hondo agujero sin fin que se cierra en la noche sin guardia; un agujero gigantesco, que se torna más negro a medida que pasan las horas. Debería ser de día, con una luz de mil focos, con la alegría jugando por las paredes, y no con el mendigo adueñándose de almas inocentes, aniñadas aún. Una poderosa ráfaga de viento arrasa contra esa profunda capa negra y, de la venta, un hilillo dorado recorre sus dedos, los caliente y encienden sus cabellos de ámbar, que flotan en el espacio de luz del instante.
   Se sonríen, sus ojos y sus pecados vuelan. Los recuerdos de una noche entre llanto y precipitándose al vacío que conduce a un nuevo mundo, se transforma en el nuevo día, una nueva esperanza. Saltan de sus camas y recorren la casas, sucias y enmarañadas en sus propias prendas andrajosas, pero felices como nunca. No entienden qué es eso que las ciega, ni alimenta su ímpetu, su elocuencia. Encerradas en el cuarto más tenebroso de sus vidas, acaban de aterrizar en un lugar que desconocen. En el salón, un grupo de hombres trajeados, que parecen ser personas de la Ley, interrogan a los padres, que lloran negando todos los hechos.
   "¡No hicimos nadas! Las niñas duermen ahí; cuando amanece, salen y van al colegio.", oyen decir. Las hermanas se miran durante unos instantes inconexos, lagrimeantes, con los ojos inyectados en sangre. El policía, que es como se llaman esas personas justas -el cargo que dicen llevar-, las guían por las escaleras hasta el lugar donde se encuentran sus padres, tan asustados. Toman asiento en uno de los sillones y preguntan, pregunta tan inocente, que llevará a sus padres a pasar en la cárcel más tiempo del pensado:
   -¿Qué es esto?
   -Chiquillas, esto es suficiente. Informaremos al resto del grupo; pero, por otra lado, aquí no estáis seguras. Coged rápido vuestras cosas y venid conmigo.
   No rechistan. Las dos saben y entienden que eso no será bueno. Llegan a su habitación, aquella que las embargó y acunó las únicas emociones sentidas hasta entonces: rabia, impotencia, pero cotidianidad. Ahora torna distinta, ya no es motivo de sufrimiento, sino de melancolía, y otro extraño que todavía recorre las paredes. No es una brisa mágica, como en los cuentos de hadas, sino un extraño miedo a esos barrotes de esclavos que las han retenido durante tanto tiempo.
   -Ya es hora. Vamos.
   Y se marchan, con el corazón constreñido, a sabiendas de la verdad del día y la noche, que unen sus lazos en una cesta por acunar a esos bebés que nacen en nosotros.
avatar
Platero
Mayordomo
Mayordomo

Mensajes : 197
Fecha de inscripción : 25/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pictures In The Dark [One-Shot Original]

Mensaje por Platero el Sáb Feb 15, 2014 4:15 pm

A partir de ahora, esto será una historia original.
Sea o no leído, quiero hacerlo. Cambiaré el título, para no causar confusión:

Capítulo 2




   Caminan entre una nebulosa que desconocer. Aún no entienden hacia dónde marchan, ni tampoco si volverán a ver a papá y mamá. Los hombres andan delante de ellas, con los rostros serios y el semblante calmo. Todos parecen iguales, al menos para las hermanas; ellas no notan la diferencia entre ellos. Visten de la misma forma, observan hacia delante de la misma forma fría e insensible y escuchan sólo el eco de sus propias disciplinas. 
   No saben qué decir para entretenerse y no saben muy bien si será de utilidad preguntarles a dónde las conducen. El ambiente inconexo permanece igual hasta que el cielo, hecho jirones ya, comienza a cambiar de color. Las horas pasaron y acababan de llegar a un lugar de tejado serrado que desemboca en un pico afilado; cuatro torres de marfil sostienen el tejado; y una enorme puerta rota anuncia que el Infierno de niños locos, gamberros y de formas atípicas acaba de empezar. Entran, con las niñas detrás. Lo contemplan todo: celdas tenebrosas y silenciosas, con guardias al lado. Un rostro aniñado emerge de dicha oscuridad y fija sus ojos en las nuevas. Las chiquillas se esconden tras los guardias, por no ver a ese ser, quien, sonriente, retorna al interior de la jaula. 
   -Amores, ¿estáis bien? Está será vuestra nueva casa; hay muchos niñitos con los que jugar y os acogerán bien. Son muy buenos, a pesar de que estén encerrados acá -les dijo una mujer con la voz más suave y dulce que amabas oyeron en sus vidas. 
   Sienten cierta calidez ante sus palabras y esbozan una tierna sonrisa. 
   Los policías conversan durante unos segundos con la enfermera. 
   -...Han tenido una experiencia dura; muchos chicos no la soportarían. Por suerte, hemos conseguido que no pasen ahí el resto de sus vidas. En cuanto averiguamos "el aparente aborto" de ella, nos pusimos manos a obra. Sólo les pedimos que las cuiden bien de los bichos que se ocultan detrás de cada cárcel; que no las toquen, ¡no permitan siquiera que hablen con ellas! 
   -No se preocupen. Les pedimos que recaiga parte de sus confianzas en nosotros. Ya sabemos todos los mitos que giran en torno a este centro; ¡y no sólo leyendas, claro, también muertes que se provocaron! Piensen, igualmente, en el miedo que sienten todos... Saben, quizá debieron dejarlas a recaudo de sus padres. Será mejor que esté lugar...
   -¡No podemos! -la corta uno de ellos, pues los demás comienzan a abandonar el sitio-. En fin, luego les informaremos
   Mientras, dentro de la cárcel, las chiquilla ya han entablado una pequeña charla entre Michael. No les resulta extraño ese chaval de ojos cerrados y mirada suave. 
   -Pero tías, ¿qué hacen acá si no han cometido delito alguno?
   -¿Delito? -repite la mayor, impresionada-. Eso es imposible...
   Durante unos segundos, no levanta cabeza del suelo; reflexiona, pero no cae en la cuenta de nada. No recuerda sus sentimientos dentro de la habitación y es allí donde se encuentra la razón de lo que están sufriendo.
   -Mike -empieza la menor-, ¿sabes alguna forma para escapar?
   -Yo no. Y aunque lo supiera, ¡jamás lo diría, menos a unas extrañas! 
   -Prometemos hacer lo que...
   -¡Melancolía! -ruge la otra muchacha, entrando de lleno en la conversación-. ¡Vamos a ver, no digas tantas tonterías!
   -Esperen -dice y suelta una risa maliciosa-. Sí, sí; ya sé lo que quiero que hagan. ¿Hacemos el trato, entonces?
   -Condiciones, ¡por favor! -dice la mayor, que desconfía del muchacho.
avatar
Platero
Mayordomo
Mayordomo

Mensajes : 197
Fecha de inscripción : 25/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.